logo

HISTORIA DE LA BAGUETTE, EL FAMOSO PAN FRANCÉS.31-01-2017 09:00:49

Historia de la baguette, el famoso pan francés

 

¿Sabías que no cualquier pan alargado puede ser llamado baguette? Aquí te decimos cuál es el verdadero pan francés que puede ser llamado así.

 

Uno de los iconos de Francia, sobre todo de su gastronomía, es la baguette, ese pan espigado, crujiente por fuera y suave por dentro del que se puede ver en cualquier restaurante, cocina casera o en las manos algún apurado joven que camina por la calle rumbo a la hora de comer.

 

Y aunque es un pan que tiene casi un siglo de historia, fue en 1993 que la baguette se reconoció como tal, con una serie de restricciones que definen su sabor, forma y textura, para que no cualquier pan alargado pueda ser llamado con este nombre.

 

Aunque es un pan con origen galo, la baguette podría ser un derivado del pan desarrollado en Viena, Austria, a mediados del siglo XIX, cuando empezaron a funcionar los primeros hornos a vapor, que ayudaban a que la corteza quedara crujiente y la miga blanca y agujereada, aspectos que distinguen hoy día a la baguette.

 

La historia de este alimento se remonta a octubre de 1920. Antes de esta fecha se solían hacer grandes panes que tardaban mucho en cocer, pero una ley que prohibía a los panaderos trabajar antes de las 4 de la mañana hizo imposible hacer las tradicionales piezas de pan a tiempo para el desayuno de los consumidores.

 

 En el tradicional desayuno francés se cortan porciones de baguette que se abren en sentido longitudinal, se untan con mantequilla y mermelada o miel y se mojan en tazones de café, chocolate o té.

 

En el tradicional desayuno francés se cortan porciones de baguette que se abren en sentido longitudinal, se untan con mantequilla y mermelada o miel y se mojan en tazones de café, chocolate o té.

 

Un pan más esbelto, con una cocción más rápida solucionaría su problema de tiempo y así fue que nació la baguette. Se le denominó baguette porque en francés significa "batuta" o "varita mágica".

 

¿Qué distingue a un pan baguette?

Ante los cientos de variedades de panes que se hacen de forma muy similar a la tradicional barra francesa, el gobierno de Francia decidió en 1993 que debía haber una definición muy acotada de lo que puede ser considerado una baguette.

 

Dentro de esa definición se dijo que para que un pan sea llamado baguette debe medir entre 5 y 6 centímetros de ancho y hasta 85 centímetros de largo; aparte de ello, tener un peso cercano a los 250 gramos.

 

 Se dijo que un pan digno de llamarse baguette debía ser hecho con el método tradicional. 

El historiador Steven Kaplan, especialista en la historia del pan francés desde 1700 a 1770 fue quien impulsó esta clasificación. Él instó a los franceses a rechazar la baguette moderna, a la cual calificó de insípida e inodora, en favor de los más sabrosos y originales tipos de pan francés, que poseen un sabor y olor mucho más pronunciado.

 

La clave, sugerida por las investigaciones de Kaplan, es la práctica del siglo XVIII de dejar reposar la levadura durante la noche. Aparte de ello, la masa requiere un amasado especial que produce sus típicas burbujas de aire en su interior.

 

Las leyes de la comida francesa definen a la baguette tradicional como un producto que sólo debe contener cinco ingredientes: agua, harina de trigo, levadura y masa madre y sal. Añadir cualquier otro ingrediente a la receta básica implica que el panadero cambie el nombre del pan.

 

 

.

 

 

.

 

 

 

.

 

 

.

 

 

.

.

 

 

 

.

.

.

 

 

 

 

.

 


Administrador . .

Archivo Histórico de Monterrey ubicado en Museo Metropolitano de Monterrey.
Zaragoza y Corregidora, Centro de Monterrey, Nuevo León.